A 25 años del ombudsman militar en Forum

José Sobrevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @PPSobrevilla

El 9 de noviembre de 1993, en Hermosillo, Sonora, fue hecho prisionero y trasladado en avión al Campo Militar Número Uno el general José Francisco Gallardo debido a la publicación, en la edición 22 de Forum de octubre de 1993, de una síntesis de lo que sería su tesis de maestría en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, con el título “Las necesidades de un ombudsman militar para México”, cuya portada fue dedicada al 25 aniversario del movimiento estudiantil popular de 1968 y la matanza de Tlatelolco. La “llamada” en portada dice: “Un ombudsman militar para México”.

Respecto a las repercusiones de su publicación, en una reunión de politólogos con Vicente Fox cuando quería modificar el artículo 82 de la Constitución para poder ser presidente, Eduardo Ibarra Aguirre, editor de la revista Forum dijo al general Gallardo: “Te estás adelantando muchos años a la historia de México. Hay que tener cuidado”. Sin embargo, al ser un trabajo académico, el general no dio importancia; pero una vez difundida la revista, el secretario de la Defensa Antonio Riviello Bazan lo mandó llamar.

¿Por qué lo publicaste? reprochó. 

Usted ya conocía el documento, respondió Gallardo. Se lo presenté aquí, en el Estado Mayor, y me dijeron que estaba bien.

Sí, pero para publicarlo tuvo que haberme pedido permiso.

Discúlpeme, pero yo no tengo que pedirle permiso a nadie para hacer uso de mis derechos constitucionales, respondió Gallardo.

Era un artículo que tocaba fibras muy sensibles de lo que representa el Ejército y el alto mando. Así lo percibieron. Lo tomaron como una amenaza a la no rendición de cuentas y a la secrecía de los temas militares que, en aquel tiempo, estaban cerrados herméticamente al público; sin embargo, la “cereza en el pastel” fue que coincidía con el 25 aniversario de la masacre estudiantil del 68. Por si fuera poco, en otros canales se difundía un documental del Canal 6 de julio que el propio secretario Riviello Bazán había editado y que se estaba convirtiendo en un problema también.

Entre otros factores, comenta Ibarra Aguirre, el alto mando militar había cometido un error de cálculo muy importante, y fue lo que nos permitió salir bien librado. Consistía en haber visto y planteado el tema del encarcelamiento del general Gallardo, colocando en el centro el problema de la libertad de expresión.

Desde el momento en que están castigando una publicación por un autor que ejerce su derecho a expresar su punto de vista, lo que no exime a ningún mexicano, y someter a proceso ese derecho, fue lo que complicó la operación política del alto mando que se escandalizó porque, si bien estábamos ante un trabajo académico, sometió a juicio al núcleo del Ejercito mexicano desde su estructura autoritaria, vertical y excluyente.

           Cuando se realizó la edición mencionada, Forum publicaba 3 mil ejemplares, sin embargo en ese momento el director y dueño, por decisión unilateral únicamente imprimió mil 500. “Esto demuestra que no hay medio pequeño, sino nota grande”.

Señala el general Gallardo que, cuando ya estaba sentado ante el tribunal, dijo a sus interlocutores que “ahí terminaba la disciplina militar porque el Estado estaba acusando a una persona que antes de ser militar era ciudadano y tenía derechos constitucionales”. Eso era ácido para ellos.

Sin embargo, a raíz de la publicación en Forum pudieron entrar abogados civiles a defender a los presos militares. Los actuarios, en cualquier momento, podían también ingresar para notificar medidas cautelares. Se modificaron los planes de la Secretaría Defensa Nacional que tienen como eje conductor el tema de los derechos humanos.

Se modificaron los programas de educación militar. Fue creada una oficina como defensoría de los derechos humanos en el Ejército. Se creó la Dirección de Comunicación Social, porque antes la hacía directamente el secretario de la Defensa. Hoy, toda la tropa trae consigo una cartilla de lo que son los derechos humanos.

Hubo también una apertura para las mujeres que, en aquel momento no existía, y que el tema del ombudsman lo incluye. “Ahora tenemos ya generalas del Ejército, aunque no se reconozcan. Aparte de ello hay un debate en los medios de comunicación donde empezaron a tocar fibras muy sensibles que antes eran intocadas”.

Afirma Gallardo: “Si hubieran hecho caso a lo publicado en la revista Forum, después de 25 años, se hubieran ahorrado muchos problemas, porque entre los reclamos estaba la no participación del Ejército en temas exclusivos de la autoridad civil, como la persecución del narcotráfico, seguridad pública, asuntos de inteligencia, y los planes DNIII que se aplican al gusto de los secretarios de la Defensa y otros temas.

José Francisco Gallardo ha considerado, en su tesis, que el Ejército fuera una institución democrática al servicio del país, apartada de los vaivenes políticos, de los asuntos electorales, y que no se vinculara a la clase política para dirimir asuntos de carácter social, estudiantil, etcétera. Sin embargo el tema del fuero, que tiene que ver con la justicia militar fue otro de los logros al ser también reformado después de su encarcelamiento.

Esa ocasión fue la primera vez que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió una recomendación para el Estado mexicano para un asunto no electoral, Informe 43/96 CIDH 15/10/1996. “Lástima, señala Eduardo Ibarra, que esto no se ha trabajado en forma mayor para que siga teniendo consecuencias, porque es importante que los otros puntos de la recomendación se apliquen (investigación hasta sus últimas consecuencias del caso, resarcimiento del daño moral, castigo a los responsables, indemnización a los afectados y publicación en todos los medios) ya que esto desataría los nudos que permiten la impunidad castrense y el encubrimiento del mando político”.

De todo lo anterior sólo se cumplió la liberación, y aun así Vicente Fox, Santiago Creel y Jorge Castañeda hicieron lo indecible para que saliera libre por indulto (perdón, lo que significa el reconocimiento de la culpa); Gallardo siempre se negó con firmeza y tuvieron que recular.

Días antes de esta charla en La Agenda del Emprendedor, que conduce el periodista Raúl Fraga (24 de septiembre en www.astl.tv), Gallardo Rodríguez fue entrevistado por un representante del Secretariado de Amnistía Internacional, quien le anunció que se habría de retomar su caso porque al nombrarlo “preso de conciencia”, (entrevistarán también a Eduardo Ibarra), se tuvo que haber dado cumplimiento a la recomendación. Además, “Se tienen que aclarar la masacre estudiantil de 1968, el caso de Tlatlaya, Ayotzinapa y curiosamente en todos esos casos tiene la mano metida el Ejército”.

En el trasfondo, el tema de la tesis de Gallardo Rodríguez tiene que ver con el establecimiento en México de una nueva relación civil-militar, en donde el Ejército y la Marina estén sometidos al poder civil del Estado, lo que nunca ha pasado en este país, y donde hay una preminencia de la fuerza militar sobre toda la administración del Estado. Ellos son quienes quitan, ponen, etcétera. Incluso se llega al extremo –agrega Ibarra Aguirre– de que el secretario de la Defensa es el único funcionario que no comparece ante el Senado y la Cámara de Diputados. Son los legisladores los que van a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Andrés Manuel López Obrador fue con ellos en lugar de que hubiera sido al revés, señala Gallardo. “¿Que para respetar los usos y costumbres? No. Se tiene que romper un régimen autoritario y esos son rituales autoritarios. Ojalá que rectifique. Estamos a tiempo. La expectativa es que debe haber una subordinación absoluta del poder militar ante el poder civil del Estado. De otra manera no vamos a avanzar en nada”.

El día primero de diciembre, asegura Gallardo, el licenciado Andrés Manuel López Obrador debe anunciar en un decreto que las fuerzas armadas se incorporan ese día a sus cuarteles. Antes debe haber un planteamiento porque hay estados donde no procedería: Veracruz, Tamaulipas, Guerrero; y donde no hay problemas sí deben regresar. Fue una promesa de campaña.

En conclusión, se deben hacer reformas constitucionales para dar posesión al titular del Poder Ejecutivo como comandante supremo de las fuerzas armadas, como jefe de Estado y de gobierno, y hacer una reforma estructural del Ejército. “No sé para que el Ejército mexicano tiene 500 generales. En el Ejército chino, que es el más grande del mundo, le tocan 12 mil efectivos por cada general y no tiene tantos generales. La principal amenaza de México es Estados Unidos. Nos han invadido muchas veces y los tenemos metidos en el territorio nacional. Debe renunciarse y acotar todos los tratados internacionales de carácter militar, porque aquí en México hay tropas de Estados Unidos armadas; y se acaba de llevar una reforma al Congreso donde se cataloga como delito grave la portación de armas. Entonces, los extranjeros pueden estar armados y los mexicanos no”.

--------------------

Para consultar la tesis de maestría del general Gallardo:
http://www.forumenlinea.com/archivos/tesis/Tesis2D.pdf

Antología de Eduardo Ibarra Aguirre sobre Gallardo, Ejército y Forum:
http://www.forumenlinea.com/archivos/columna/utopia/ejercito_medios_y_libertad_de%20expresion.pdf

Entrevista:
https://www.youtube.com/watch?v=YXXIaltBtXo&feature=youtu.be