Demonios del mal acechan los cambios de AMLO

Eduardo Macías
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Terminaron el mundial de futbol y los larguísimos y costosos procesos electorales mexicanos.

Las aguas vuelven a su nivel. La atención se centra en otros temas

Ahora se toca un nuevo son. Unos bailadores se van y otros entran a escena.

Las noticias son de diversa índole. Hay expectación y esperanza de quienes votaron por un cambio a fondo...

Pero esas expectativas corren de la mano de los avisos, las ocurrencias, la especulación y hasta los desatinos de quienes tendrán la conducción nacional a partir de diciembre próximo y pagan la novatez.

En la sociedad y en los sectores que hacen la gobernabilidad hay una rara sensación entre esperanza razonada combinada con temores manifiestos o escondidos.

Algo nuevo se otea en el horizonte, algo que está en construcción y no tiene forma concreta todavía y por eso mismo causa temor, pues obliga a moverse sin saber bien a bien para dónde hacerse.

Viene algo nuevo que quizá sacará del marasmo político y administrativo a la nación pero produce temor

Eso se percibe y puede que esté por ocurrir, pero inquieta. A algunos mucho más que a otros.

Se habla del combate decidido contra la corrupción.

El cómo se logrará es lo que está en entredicho.

La esperanza de un cambio profundo está en espera. ¿Se acaba el neoliberalismo y entra de lleno un modelo nacionalista en México?

¿Neoliberalismo es por fuerza globalización y renuncia de un Estado nación  a producir por sí misma sus mínimos básicos?

¿El capitalismo del siglo XXI, con todo lo que implica, permite el ayuntamiento con el Estado benefactor prometido por AMLO a las mayorías

¿Habrá cambios suficientes para que todo siga igual? ¿El cambio va en serio?

Se habla hasta de incorporar a José Antonio Meade y Ricardo Anaya al nuevo gobierno en aras de la reconciliación nacional.

Se habla de pactos en lo oscurito para el relevo en el mando nacional.

También de pactos de impunidad.

Que si el Estado Mayor Presidencial será Estado menor…

Las noticias y especulaciones van y vienen en el largo proceso de entrega-recepción del poder en el México mágico, donde hay tiempo hasta de vacacionar…

Y en ese ambiente tan, digamos, agridulce y de expectativas razonadas, hay quienes predicen el próximo infierno mexicano y otros más la gloria...

Ni unos ni otros. Seguramente será un cambio muy a la mexicana, con todo lo que eso significa.

Nuestra nación independiente nació de parto doloroso y sangriento y además se parió ya endeudada. Hoy debe hasta los choninos. Su deuda es de náusea. Eso frena en gran medida sus expectativas.

Eso obliga investigaciones a fondo para que se devuelva a las arcas públicas buena parte de ese dineral sustraído de manera ilícita.

Y en todo ese cóctel de lo que no acaba de arribar pegado con lo que no acaba de irse genera un clima de incertidumbre.

Muchos burócratas andan inquietos o de plano con el Jesús en la boca. Los podría mandar muy lejos… a trabajar, o al desempleo abierto.

Se premiará al improductivo personal de base en el gobierno y se castigará a los que sí trabajan.

Las oficinas de prensa, esos cotos donde medraron y medran infinidad personeros impresentables, llegan a su fin en el sector federal.

Las empresas de comunicación que privilegiaron su interés económico por encima del interés del colectivo vislumbran tiempos de vacas flacas e incluso la desaparición.

A quienes tampoco calienta ni el sol con los austeros ajustes anunciados es a los ministros de la Suprema Corte y a los jueces del Poder Judicial federal.

Hasta huele allí a rebelión jurídica.

Tienen sus razones, sus ingresos bajarían a menos de la mitad en caso de que prospere el plan del nuevo presidente y que implica cambios radicales a la Constitución.

Pero quienes andan locos de contentos con sus cargamentos para la ciudad, son los futuros virreyes imperiales, uno por cada entidad federativa.

Ellos serán los poderes paralelos al gobernador constitucional en su nuevo papel de súper delegados o coordinadores, el nombre es lo de menos, la función y el poder es lo de más.

Esos nuevos señores de horca y cuchillo que acabarán de tajo con el federalismo serán también súper todólogos.

Atenderán y sabrán de temas educativos, presupuestales, de seguridad, de salud, de procuración de justicia, de medio ambiente, etcétera, etcétera.

Es decir, la todología en su máxima expresión.

Ellos, la versión moderna del virreinato virtual, serán el poder real en las entidades federativas.

Sólo con el candidato perdedor de Morena en Jalisco, Carlos Lomelí, un auténtico “fifí” investido ahora como “coordinador centralista” por esos lares, nada raro sería que surgieran por ahí hasta nuevos encomenderos.

Los actuales gobernadores electos por la gente serán meros sirvientes tramitadores; su poder quedará acotado hasta entregarlo al titular de la “coordinación centralista”.

La de súper delegados es la figura más inquietante producida hasta ahora por el futuro presidente, pues en aras de la austeridad de un plumazo borrará todo lo sustantivo del federalismo.

Ni siquiera el nombramiento de Ricardo Monreal como nuevo pastor de los senadores morenos es preocupante, pues en México el “supremo” Poder Ejecutivo manda sobre los demás (artículo 80 constitucional).

Los más extremosos dicen que con AMLO se reeditará el México decimonónico. Otros más benevolentes dicen que regresa al PRI del Estado benefactor de los cincuenta-sesentas del siglo pasado.

Algunos más, de plano dicen que se regresará al modelo colonial y virreinal.

Las grandes mayorías nacionales, las grandes electoras, esas esperan esperanzadas por un gobierno que se preocupe y se ocupe de ellas.

En sus calendarios y en el de México quedó marcado el mes de julio de 2018 como el parteaguas de los grandes cambios.

La cuarta regeneración nacional está por arribar. Ojalá no nazca muerta.

Y hasta la próxima, sean felices, aunque algunos súper delegados próximos a entrar en funciones y otros tantos del primer círculo del poder de AMLO sean unos auténticos demonios del mal.

 

Y cuando despertó, el dino Bartlett todavía estaba allí

Eduardo Macías
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los priistas nacionalistas expulsados por los tecnócratas en el gobierno de Miguel de la Madrid regresaron al poder en 2018 vestidos de morenos.

Uno que no fue expulsado en esas lides, e incluso que militó en el bando de los tecnos delamadridista-salinistas expulsores, fue el poblano-tabasqueño Manuel Bartlett Díaz.

            Y justo en los momentos que el PRD y el PRI lamen sus heridas mortales del uno de julio y quieren cambiar de nombre y hasta de modito de andar, como si eso desvaneciera sus crímenes… Bartlett se pone de moda.

Fue nombrado por López Obrador como el próximo titular de la quebrada Comisión Federal de Electricidad (CFE). El anuncio levantó gran polvareda.

Ello significa que cuando México despertó, “el dinosaurio todavía estaba allí”.

La fábula o cuento corto de Tito Monterroso, de escasas siete palabras, tiene sin embargo su complejidad filosófica.

Y la relación del cuento más corto del mundo con Bartlett no es tan simple. El poblano-tabasqueño es el dinosaurio.

Y en el despertar del México moreno, el dino más duro, mañoso y añoso está de nuevo en el poder y eso le causa pavor a más de uno.

Bartlett es el último de los mohicanos tricolores. Es un auténtico dino clásico.

Llegó al poder con Miguel de la Madrid. Fue un fuerte aspirante a sucederlo. Perdió con Salinas pero se disciplinó y siguió en el pandero.

Ha sido dos veces secretario del despacho y gobernador de Puebla.

En 2000 llegó al Senado de la República por el PRI y encabezó un movimiento nacionalista en defensa de los energéticos y contra el entreguismo de Vicente Fox de quien se convirtió en piedra en el zapato.

Fue un duro opositor frente al poder blanquiazul y ante la mitad de su propia bancada tricolor derechizada, encabezada por Enrique Jackson, Emilio Gamboa y Genaro Borrego Estrada.

Sus debates con Diego Fernández de Cevallos hicieron época.

Bartlett se tardó en dejar al PRI. Muchos compañeros lo animaban para irse al PRD pero no se decidía.

Tiempo después llegó de nuevo al Senado por el PT, en 2012.

Hizo alianza con López Obrador y siguió en su línea nacionalista coordinando la mini bancada legislativa petista.

Con el aplastante triunfo de Morena en las urnas, Bartlett también resultó ganador.

No obstante, más tardó AMLO en anunciar su nombramiento como director de la quebrada CFE que en comenzar la polvareda.

Hace chiste que siendo Bartlett para algunos un personaje de absoluta oscuridad por la caída del sistema en 1988, las muertes de Buendía y Clouthier, entre otros temas de su historial, ahora le tocará “hacer la luz”.

Su nombramiento hizo tal ruido que el propio López Obrador tuvo que justificarlo: apeló a su amplia experiencia como servidor público y a su compromiso histórico en defensa de los energéticos.

De alguna manera Manuel Bartlett fue ratificado en el encargo por el próximo presidente cuando ni siquiera ha tomado posesión del mismo.

Eso significa que el gobernante de mano de hierro, a quien nunca le tembló el pulso para poner en su lugar a personajes poderosos y altaneros como Emilio Azcárraga Milmo, entre otros, regresa por sus fueros.

López Obrador necesita de funcionarios de ese calibre para poner orden en una empresa tan saqueada como la CFE que, siendo muy rica, fue quebrada por las últimas administraciones.

Los interesados en continuar con el saqueo privatizador de esa paraestatal con slogan de burla: “Empresa de clase mundial” no se quedarán quietos. Ya velan armas. Ya comenzaron a golpear…

Lo único de clase mundial que tiene esa empresa hoy es el atraco y la llegada de Bartlett manda la señal inequívoca de que terminará el saqueo.

La pregunta surge obligada: ¿Podrá Manuel Bartlett Díaz, con toda su experiencia, capacidad y compromiso con la cuarta transformación hacer resurgir a esa agónica entelequia?

¿Dejará en paz a los verdugos y saqueadores de la CFE, o va por ellos?

Muchos analistas políticos dicen que el viejo PRI murió el pasado primero de julio.

Todo indica que el PRI de los tecnócratas está bien muerto no así el del nacionalismo revolucionario.

En ese sector o corriente ideológica es donde militan AMLO y Manuel Bartlett, aunque ahora vestidos de morenos.

¿Qué nos indica esto? Como en el micro cuento de Monterroso, nos refiere que México comienza a despertar...

Sí, en el nuevo amanecer de la patria el dinosaurio todavía anda por acá y ojalá sea para bien de la nación.

Y hasta la próxima sean felices, sobre todo ahora que ya regresó nuestro ratonero y extranjerizado futbol que tanto nos hace soñar y con ello el clásico pasecito al red.