La voracidad antes del fin de fiesta

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

Antes de que llegue el nuevo régimen, encabezado por López Obrador, hay una serie de acciones que muestran los vicios de la decadente clase política actual, la cual quiere blindarse para que no  los descubran de sus acciones desviadas y tratan de retribuir con todo a sus leales.

Estos son algunos ejemplos notables en los más recientes días.

La gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, al tener una mayoría en contra del grupo Morena en el Congreso estatal en dicha entidad el PRI se desfondó y perdió las senadurías y las diputaciones federales impulsó una propuesta de ley para vetar las acciones que podrían afectarla. No pudo llevar a cabo su propósito, aunque ahí queda su malévolo signo.

            En Veracruz, otro que logró mínimos triunfos a nombre del PAN, Miguel Ángel Yunes, impuso al  fiscal estatal a modo, Marcos Even Torre, con el objeto de que el sucesor morenista, Cuitláhuac García, no lo pueda llevar a juicio por sus corruptelas. Pero el Congreso de la entidad puede, en un momento, dar al traste con esas  negras intenciones de Yunes.

En el estado de México, Alfredo del Maza, del PRI, quien había llegado a la gubernatura mediante un fraude descomunal, pidió un empréstito  de 2,800 millones de pesos para el estado de México, y además puso en operación rápidamente la tarjeta rosa, la cual había prometido en su campaña y no había cumplido plenamente.

En Hidalgo, donde la ola de Morena barrió con el grupo priista que durante más de ocho décadas manipuló la voluntad popular, encabezado por Miguel Ángel Osorio Chong, asimismo, trató de hacer ajustes legislativos para continuar imponiendo sus decisiones, no logró hacerlo plenamente y el mandatario estatal,  Omar Fayad, sufrirá en los próximos cuatro  años para realizar las antiguas prácticas clientelares.

Según el periodista Salvador Camarena (El Financiero, 24 de julio), dos personajes que estaban en el sector financiero y se fueron con José Antonio Meade a la campaña perdidosa, fueron  colocados en el SAT con sueldos millonarios. Ellos son: Emilio Fueyo y Tomás Trueba.

            La actual generación priista y panista, cuando pierde intenta arrebatar o cuando menos  lo hace con el presupuesto de todos nosotros.

 

 

Adiós, señor Peña Nieto

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

Sus leales, que todavía son muchos, aunque tienden a evaporarse, felicitaron a Enrique Peña Nieto por su 52 aniversario. Destacaron, entre varios, René Juárez Cisneros y  Míster Socavón, Gerardo Ruiz Esparza, ambos no muy apreciados por la ciudadanía. Ahora no estuvieron para prenderle las velitas al pastel: Jesús Zambrano, del Partido de la Revolución Democrática, e Isabel Miranda de Wallace, aparente defensora de los secuestrados.

El hombre de Atlacomulco se va con un 17 por ciento de aprobación entre los mexicanos, la más baja de cualquier presidente, y claro  que hemos tenido verdugos del pueblo en los últimos decenios. Antes de soltar el mando, Enrique de Atlacomulco, todavía se dio varios lujos que es necesario anotar.

Obtuvo un préstamo internacional de 10 mil millones de dólares, supuestamente para refinanciar la deuda externa que en su administración aumentó a más de 45 por ciento del producto interno bruto, algo terrible ya que recibió el país con empréstitos de 33 por ciento. Más de 12  puntos en seis años.

Propuso un alza salarial a los funcionarios de primer nivel, autorizado por la siempre dócil Cámara de Diputados, que permitirá a muchos de ellos irse en diciembre con liquidaciones súper millonarias, más de las que percibirán los legisladores que son increíbles para una nación  empobrecida.

El encargado de la Procuraduría General de la República (PGR), Elías Beltrán, ha informado que en los próximos meses se concluirán las investigaciones de Odebrecht, las cuales su antecesor Raúl Cervantes, había apuntado que ya estaban casi terminadas hace casi un año. Y de llegarse a resultados, los servidores que lavaron dinero y malversaron el erario, serán duramente castigados: los inhabilitarán.

Tres medidas que presentan el rostro del sexenio: fraudes, apoyo económico desmedido a los colaboradores, impunidad a los amigos y derroche al por mayor.

            Adiós, señor Peña Nieto.

 

 

Cunde la violencia

Jorge Meléndez Preciado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    @jamelendez44

Mientras Enrique Peña hace reuniones para despedirse, como si hubiera realizado una buena y eficiente administración, la violencia en nuestro país va en aumento y los organismos encargados de cuando menos atemperarla, no hacen nada para ello. Más bien administran sus últimos días sexenales para embolsarse sus bonos y aguinaldos.

Según el organismo Semáforo Delictivo, de enero a junio hubo 11 mil 241 ejecuciones, 60 por día. La cifra más alta que se tenga memoria en los últimos 30 años.

También, aumentó en 27 por ciento el crimen organizado en comparación con 2017.

El 24 de julio, mientras se discutía el caso del llamado Morenagate, se asesinó en  Tarentán,  Michoacán, al regidor de esa organización, Ezequiel Equihua. Y en Chilpancingo, Guerrero, una pareja de hombre y mujer fueron perseguidos hasta la Fiscalía de ese municipio y atacados a balazos. Mientras que en el estado de México se encontraron bolsas con descuartizados.

Al decir de la organización: Memoria y Verdad, hemos tenido en este sexenio 130 mil asesinados, 33 mil desaparecidos, se han descubierto mil 75 fosas clandestinas y hay 339 mil desplazados. Por eso, la especialista Mariclaire Acosta plantea una justicia transicional, en donde haya cuatro acciones: búsqueda de la verdad, justicia, reparación del daño y garantías de no repetición de delitos.

Este pésimo clima afecta de una manera importante a nosotros, los periodistas, ya que en los últimos días hemos visto como liquidan a tres compañeros. Son los casos de José Guadalupe Chan y Rubén Pat, ambos del informativo: Playa News, en Quintana Roo, y a Luis Pérez García, en Iztapalapa, Ciudad de México,

Con estos van ocho compañeros ultimados este año.

Reporteros sin Fronteras asegura que México está en el lugar 147 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.

            Informó Reporteros, con sede en París, Francia, que en junio de 2017, Rubén Pat fue detenido por policías municipales de Solidaridad, Quintana Roo, después de que publicó la existencia de vínculos entre funcionarios de la entidad y grupos criminales. Se pidió entonces que el Mecanismo de Protección de Periodistas, de la Secretaría de Gobernación, se hiciera cargo del asunto. Se le proveyó, a Pat, únicamente de un botón de pánico y otros accesorios. Y no obstante que primero mataron a José Guadalupe Chan, del mencionado noticioso, a los pocos días ultimaron a Rubén. Lo que muestra claramente, decimos, que una vez más a las autoridades de todos los niveles y colores no les importa nada la vida de los reporteros.

            Luis Pérez García, de la revista: Encuesta de Hoy, fue hallado en su  vivienda, la cual fue incendiada para simular que ello había propiciado su fallecimiento, la verdad es que fue golpeado salvajemente y tenía heridas punzocortantes.

El sábado 1 de agosto, por cierto, se realizará un acto en memoria de Rubén Espinosa y las cuatro mujeres que fueron asesinadas en la colonia Narvarte hace tres años. Las autoridades del gobierno de Miguel Ángel Mancera se comprometieron a dar resultados lo más rápidamente posible. Hicieron lo de siempre: fabricaron culpables, efectuaron pésimas investigaciones, no fueron al fondo del asunto, alteraron pruebas.

Además, la Comisión de Derechos Humanos del DF, a cargo de Perla Gómez Gallardo, dio a conocer un informe donde exigía a varias autoridades hacer las pesquisas adecuadas y censuraba algunas cuestiones, pero nunca trató de llegar al fondo del asunto.

Ahora que llegará Claudia Sheinbaum a gobernar la Ciudad de México y que está al frente de la aludida Comisión, Nazheli Ramírez, esperamos que las cosas  mejoren sustancialmente.

Este negrísimo panorama ha llevado a que exista la premisa en el próximo gobierno de realizar no solamente acciones policiacas o de las fuerzas armadas para tratar de atacar los delitos, sino detener las causas que los originan. Por lo tanto, se pretende enfrentar a los criminales pero también efectuar otras actividades  como legalizar algunos estupefacientes, abrir nuevas investigaciones y llevar a cabo  la mencionada justicia transicional.

Más de 100 ONG apoyan la propuesta de Olga Sánchez Cordero, a quien López Obrador le dio carta abierta para tratar de pacificar al país de otra manera, y acordaron impulsar la reglamentación de algunos estupefacientes y la siembra de otros controladamente, como es el caso de la amapola.

            Otras sociedades exigen que exista una comisión de la verdad no sólo para el caso de los 43 de Ayotzinapa, sino para otros muchos asuntos.

            Ardua tarea de doña Olga y también de Alejando Encinas, quienes cuentan con muchos apoyos pero también con ojos atentos y voces exigentes.